El extinto oso Mexicano

El Oso Mexicano (Ursus arctos nelsoni) fue extinto en el año 1964. Era una subespecie del oso pardo.

Poseía nombres como “oso pardo mexicano” u “oso plateado”, mientras que en inglés se lo llamaba Mexican Grizzly bear.

el-extinto-oso-mexicano-2

Este era uno de los mamíferos mexicanos más grandes y pesados que existió. Presentaba un pelaje marrón rojizo, y sobre su cara se podía observar unas bandas de color plata, al igual que en partes de su cuerpo y patas. Sus orejas se mostraban en color negro.

El oso mexicano llegaba a medir hasta 1.83 metros y su peso alcanzaba los 318Kg.

La alimentación de este oso consistía en: frutas, plantas e insectos, también, en ciertas ocasiones consumía mamíferos pequeños y carroña.

el-extinto-oso-mexicano-3

Cada tres años daba a luz entre uno a tres ositos por camada.

Podíamos encontrarlo antes de su extinción en el norte de México, como también en el suroeste de los Estados Unidos (California, Arizona, Texas y Nuevo México. En México se ubicaba en las regiones montañosas pobladas de pinos y en las zonas de pastizales.

Los conquistadores europeos del siglo XVI fueron los primeros en entrar en contacto con el oso mexicano. Durante el siglo XIX los Estados Unidos fueron expandiéndose y comenzaron a habitar las áreas en donde esta especie vivía. En México también fueron perdiendo territorio por este mismo motivo, es decir, por la sobrepoblación humana.

el-extinto-oso-mexicano-4

Pero los europeos no llegaron solos, trajeron su ganado, el cual ocasionalmente era la alimentación del oso mexicano. Este motivo llevo a los pobladores a cazarlos y envenenarlos para que no maten al ganado.

En los años 30 ya no quedaban ejemplares en los Estados Unidos, y solo podía encontrarse en pequeñas áreas de México.

En 1960 vivían en México tan solo 30 individuos de esta especie, hasta su extinción total que sucedió en 1964.

Leave a Reply